"

Ojala las caricias
se pudieran guardar en el refrigerador,
ojala que el sofá
fueron dos grandes brazos
paternos en cuales
poder descansar.

Daría todo
incluso mi vida
por dar un respiro,
siempre hay que darle tiempo
a todo,
siempre hay que darle un orden
y no es nada fácil
agradarse o aferrarse
a el movimiento
con el que se mueve
este ratón afeitado,
higiénico,
que algunos subestiman
de día a día.

Hay que darle tiempo
al ambiente
para que mejore
y no puedo dejar de odiar
el roce,
millones
de granos de arroz
cayendo del cielo,
baños tapados,
infiernos en las plazas,
jovencitas hablándote
sin mesuras
sin prisas
¿cual sera la travesura de esta noche?

"

Bin

"

El puso sus armas sobre la mesa
yo mi alma sobre su cabeza
y el peso de esta
hizo que su pena fuera una de esas,
que se puede hacer
con la vida amena
si todo es pequeño como ameba
pero lo vemos grande
como cual abismo
traído en bandeja.

El ato sus manos solas
y se corto al afeitarse
el me miró
detrás de los espejos rotos
buscando encontrarse
el salio a buscarme,
con las camisas
que nunca me gustaron,
con el olor que causan desgracia,
y este llanto desconsolado
que se ha congelado
al pasar los años.

El mismo adorno su tumba
con llamadas telefónicas,
unas monedas
para un pucho suelto
un clavo oxidado
pudriéndose en lo mas profundo del vaso
y un ¿que me cuentas
para ameritarlo?.

¿No te duele mentirme tanto?

¿No te cansas de remar hacia la nada?

¿Nunca te has fatigado
de dolerme tanto?

Y luego vendrás
con tu cara de idiota
de perro mojado
en cualquier agosto,
esta vez
no todos los perritos se van al cielo
cuanto cuesta
poner en vela
todos los sentimientos,
cuanto cuesta acostarse
y no pensar,
estar en nada…

como duele,
como duele tus fotos quemadas,
tu recuerdo en mi cabeza
y un escupo mientras meo.

"

todo esto es por ti. 

"

Todo lo que escribo lo tacho,
el vertedero andante,
caóticos pies
que pisan hojas,
que rompen todo
escalofriantes manos
que gesticulan
pérdidas emociones
en este antro
un bar en el que nadie se sienta
solo se sirven
ni pagan la cuenta.

Así es como destruyo,
así es como de verdad
murmullo los crímenes
detrás de miles de barreras
antagonista de saber que es que quiera
odio a esta vida perra,
todo lo que me ha dado
solo han sido clase 2 estrellas.

En mi lóbrego solo coinciden
fantasmas saciados
de sangre,
de lagrimas,
como poseer
sin que me duela,
como quejarme
sin dejar huella,
como dejar de perseguirme la cola
quien quiere higienizar
a este pobre perro callejero.

De eso se trata este juego
de sentarse a ver como la vida muere
como de a poco te encorvas
y cavas
lo mas profundo tu tumba
en busca de saciar
la plenitud,
mientras la sociedad baila
miles de estilos, facetas,
sombras y grietas
tiñen a mi paso
mi destino
salgo en busca de un abrigo,
el frió es compensativo
y solo busco yacer.

"

Ya no quiero crecer

"

Por mas que intente sobornar
al demonio que se me cruce
la rutina es intermediaria
de cada acción premeditada,
mientras me dictaban
recordé que eramos humanos
y no maquinas…
pero ya era demasiado tarde
y ya
es jazz…
y ya
es yacer,
y no se que mas hacer
ni de que mas hablarles
si cuando escribo
un nudo corredizo
agudiza este silencio
esta tranquilidad
que jamas quiero que acabe
esto que algunos llamaban inspiración,
y yo denomino refugio.

Empieza el invierno
y todos esos olores
asquerosos
a putrefacción
en tres dimensiones,
y un gato afuera de casa
mirándome como queriendo comerme
mientras esparzo el humo por mis mejillas,
lo escupo al cielo…
y con el se va,
puta gravedad.

Que se puede hacer con lo que es
me dijo un buen cronopio hoy
y aprendí algo
es que si se puede hacer algo,
podemos todos cosernos la boca
y meternos un chip
en los genitales,
tal vez la iglesia,
el gobierno
y los “buenos” poetas
duerman tranquilos.

Como odio a esos buenos poetas…
como los odio a tantos.

"

Thanatos

"

Perdonad,
damas y caballeros…

perdonen mi atraso,
mi llegada,
mi vida,
mi enfermedad.

He castrado
tanto de mi lengua
que ni el sarro
osa tocar mis dientes,
mis dientes…
esos ni tan blancos
ni tan amarillos
que gesticulan sonrisas

¡Oh!
si son mis cejas
dos molestias
espesas
encima de dos búhos
emancipando un crimen
provocando un cansancio
y mas abajo están mis ojeras invisibles
pero yo las siento
cuando me salta el ojo derecho

Mas abajo esta mi nariz
protuberante
tierna,
y tu me diras que nada te molesta de mi

entonces mas abajo
estará mi boca,
besando el humo,
no tu boca,
ni tu frente,
hoy estoy en brazos de otra…
otra noción.

"

otra 

vez